Sputnik, mi amor

Sputnik, mi amor スプ-トニクの恋人 A veces siento que debería sentarme ante el editor de entradas cuando ya haya digerido lo que he leído, cuando mis pensamientos hayan tenido tiempo de asentarse, pero no puedo, es lo que me provoca el señor Murakami.

Sputnik, mi amor スプ-トニクの恋人 es una novela de 1999 por Murakami san, traducida al español por Lourdes Porta (su salir afuera me da ganas de arrancarme las uñas) y como no hay de otra publicada por Tusquets Editores, no es que me desagrade, pero no está de más mencionar que tiene la exclusividad del trabajo de Murakami San.

¿De que trata?
¿Por qué el título?
¿Tiene los elementos típicos de Murakami?

Vamos a responderlas en otro orden

  • ¿Tiene los elementos típicos de Murakami?

Si, hay muchas referencias a piezas musicales, de hecho una de sus protagonistas alguna vez estaba enfilada a ser pianista, los personajes hablan con ese “tufillo intelectualoide” que parece desagradar a muchos y que yo no hSputnik, mi amor スプ-トニクの恋人 abría notado hasta que me dijeron que así era, también hay constantes menciones de gente amante de la lectura, que prefiere estar entre libros que entre multitudes y que puede pasar horas hablando de ello, lo que si no hay, y se agradece es la detenida descripción de encuentros sexuales que a uno “lo ponen”.

  • ¿Por qué el título?
Hay tres personajes (que parecieran) destinados a estar sólos, como un cuerpo vagando libre, ajeno a la atracción gravitacional describiendo una órbita en medio de la nada, sin embargo, por un momento esas órbitas coinciden, se acercan y parecieran superar su soledad, pero es sólo una impresión, Murakami eligió el nombre de Sputnik porque una de la interpretaciones de su nombre es “Compañero de viaje”, juego, set y partido para Murakami.

  • ¿De que trata?

Pues ya medio vendí esa respuesta en la anterior, está Sumire すみれ (violeta, en honor a una pieza que a su madre le encantaba), que es una chica empecinada en convertirse en novelista, con un estilo muy vivo, pero incapaz de para de escribir, está ミュウ Myuu, una Coreana con su vida en japón y negocios que la llevan de viaje por las regiones vitivinícolas de Europa con frecuencia, quien hace unos años parece haberse separado en dos personas, la que queda es la que ya no tiene deseos de vivir, y el narrador, que en la tradición de Murakami, no tiene nombre.

Sumire sólo confia en el narrador (K), K a su vez siente que su familia no es su familia autentica y también tiene una gran necesidad de sumire, de hecho está enamorado de ella, pero ella no le corresponde, de hecho Sumire se enamora por primera vez a los 22 años de Myuu, que tiene 39, pero ejerce una fascinación en ella que la atrae como una iman, K, sólo puede escuchar, apenas dandose cuenta de cuan importante es Sumire para ella.
No les cuento más, es una novela corta, en la línea de AfterDark, alejandose de los mamotretos de 700 o más páginas, se lee de un tiron y nos deja pensando en las decisiones que hemos tomado.

Murakami es un muy buen ejemplo de la diferencia entre veraz y verosimil, que se presta a un interesante debate.

Anuncios

Haz de esto una conversación

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s